Por Antonio Blanco / Abril de 2003

En la península del Yucatán no existen los ríos externos, sus ríos son subterráneos que van a dar al mar. La mayor parte de su recorrido lo realizan bajo tierra, solamente ven la luz solar a través de unos pozos, formados al derrumbarse las bóvedas que cubrían estos cauces denominados Cenotes.

Una de mis grandes ilusiones, era poder bucear algún día dentro de estos Cenotes, para ello puse rumbo a México (Riviera Maya).

Una vez allí, contraté los servicios de un guía en uno de los muchos centros de buceo que realizan submarinismo en Cenotes. Los precios no suelen ser baratos: un solo buceo puede costar 60 euros. Si realizamos varios se pueden conseguir descuentos importantes. El precio incluye, traslado en vehículo todo-terreno a la orilla del pozo, alquiler de botella, bebidas, la entrada al Cenote (10$) y servicio de un guía para un grupo de cuatro personas como máximo.

Antes de empezar la inmersión, el guía realiza una serie de explicaciones, cuya extensión dependerá de la titulación del grupo. La mayoría de los cenotes que visitamos tienen cable-guía que indican su recorrido hasta el final de la inmersión. En otros será el guía quien ponga su cable-guía, pues su recorrido es más complicado y el acceso está restringido a submarinistas más experimentados.

Quizás la visión más interesante es la boca del Cenote vista desde el interior de él, la luz entra y sus rayos atraviesan la superficie del agua creando una imagen maravillosa. La luz significa vida y hasta donde llega podemos encontrar vegetación e innumerables especies de peces. Conforme avanzamos por el interior de la cueva, esta vida desaparece sustituyendo esta vegetación por estalactitas y estalagmitas. La claridad del agua es impresionante, solamente se enturbia cuando con nuestras aletas levantamos el lodo que reposa en el fondo. El agua por lo general es dulce, pero hay Cenotes donde se mezcla con el agua salada por su proximidad al mar, formando un líquido semi-opaco, que nos produce una sensación de mareo (debido a la diferencia de densidad y temperatura), cuando se unen ambas masas de agua (anoclina).

En este reportaje me he referido al buceo en Cenotes, pero en la zona podemos disfrutar del 2º arrecife coralino mayor del mundo y a 1 hora de ferry se encuentra la isla de “Cozumel” muy conocida en el mundo del submarinismo.

 

Pin It